Bedshaped

Bedshaped Keane

Cuando vi este vídeo no pude dejar de pensar cómo es que hemos llegado a Cristo...

Me sentí identificado con el hombre que lo protagoniza, cómo es que el pecado nos ha dejado en la más grande miseria, siendo incapaces, discapacitados para llegar a Dios por nosotros mismos. Desnudos, sucios, inaceptables para ver su gloria. ¿Qué esperanza podemos tener cuando parece que ni aún Dios nos puede perdonar? Porque parece que no hemos logrado vivir de la manera que todos esperan. ¿Cuándo comenzamos a alimentar la idea de que la aceptación de nuestros hermanos es la seguridad de que estamos viviendo una vida como la que Dios quiere para nosotros?Luego llega el momento en que la realidad de nuestra vida sale a la luz, somos expuestos y somos rechazados, entonces creemos que todo se acabó, no merecemos más perdón, ni Dios podría perdonar nuestro comportamiento. Aún no hemos comprendido nada...

Sea como sea, Dios no tiene limitaciones para realizar su voluntad, y Él nos toma, nos lleva al arrepentimiento y nos restablece, sin importar lo que digan tus hermanos, la gente que esta cerca, los mismos por los que esperabas aceptación. Él hará llegar su luz de cualquier manera para poder llevarnos a Él, porque es Su Gloria la que brilla más fuerte cuando nuestra miseria es más grande, seremos guiados a Él y llegaremos a Él para lograr disfrutar de Su presencia.

Por otro lado también me he sentido identificado con las otras personas, esas que tienen la mirada acusadora, como si tuviéramos el sol ardiendo en nuestros ojos. Pensando o diciendo “Tanto tiempo en la iglesia y sigue en lo mismo”, “No es un cristiano de verdad”, “Es una mala influencia”… Tampoco hemos comprendido nada. Comprender que debemos anhelar la tierna misericordia que es fruto del Espíritu Santo, ahora sé qué significa tomar la miseria de alguien y ponerla en mi corazón, para tratar de comprender a mi hermano que ha caído. Es posible que pensemos que los ojos llenos de sol hagan llegar el mensaje de que alguien esta haciendo las cosas mal, pero ese camino sólo lleva a la destrucción de nuestro hermano. Y entendamos que de esa manera solo somos responsables de una condenación humana, pero la voluntad de Dios es mucho más grande de la que creemos ver, asi que si vuelves a ver a tu hermano cantando con gozo a Dios no es porque Dios te haya usado para restaurarlo con tus ojos llenos de condenación, si no porque Él mismo lo atrajo y lo restauró. Aprendamos a restaurar a nuestros hermanos con entrañable misericordia…

Sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en su presencia. Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención; para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.

— 1 Corintios 1:27–31


Escrito por @carmanuelz


Gracias por leer. Déjame un mensaje por si las dudas 😉