Fe y sexo en el matrimonio

sexo matrimonio

Este es el impacto de la fe sobre las relaciones sexuales en el matrimonio.

Primero, la fe cree a Dios cuando dice que las relaciones sexuales en el matrimonio son buenas, limpias y deben ser recibidas con agradecimiento por quienes creen y conocen la verdad.

En segundo lugar, la fe aumenta el gozo de las relaciones sexuales en el matrimonio porque nos libera de la culpa del pasado. La fe cree la promesa de que Cristo murió por todos nuestros pecados, para que en él podamos tener relaciones sexuales libres de culpa y que exalten a Cristo en el matrimonio.

Y, finalmente, la fe esgrime el arma de las relaciones sexuales contra Satanás. Un matrimonio asesta un severo golpe en la cabeza de esa antigua serpiente cuando buscan darse la mayor satisfacción sexual posible. ¿No es acaso una señal de gracia asombrosa que, además de todo el placer que aporta el lado sexual del matrimonio, también demuestra ser un arma temible contra nuestro antiguo enemigo?

Esto no debería sorprendernos. El matrimonio, en su exquisito pico de placer, declara poderosamente la verdad del amor fiel al pacto entre Cristo y su iglesia, y ese amor es la fuerza más poderosa del mundo. No es sorprendente, entonces, que la derrota de Satanás, la gloria de Cristo y nuestro placer se reúnan en este lecho matrimonial intachable.

— John Piper en Pacto Matrimonial (p. 131–132)


Gracias por leer. Déjame un mensaje por si las dudas 😉