Transformación Radical

Radical David Platt cristianismo

Alguna vez hemos escuchado a alguien decir que aceptemos a Cristo en nuestro corazón y que con decir una oración todo está resuelto, pero ¿de verdad pensamos que Jesús necesita nuestra aceptación? ¿No es al contrario, que nosotros lo necesitamos a Él? Es más ¿esa es la respuesta apropiada al evangelio? Sin duda hay mucho más en juego que orar una vana repetición. Sin duda se garantiza más que una asistencia religiosa a la iglesia. Sin duda, este evangelio evoca una entrega incondicional de todo lo que somos y todo lo que es Él.

Y a todo esto ¿de verdad confiamos de manera verdadera y auténtica en Cristo para nuestra salvación? Porque mira lo que Él nos dice:

No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

— Mateo 7:21–23

Aquí Jesús le hablaba a los religiosos que se estaban engañando, pensando que con sus acciones iban a llegar al cielo, pero en realidad no es así.

El Peligro Del Engaño Espiritual Es Real

Se nos ha enseñado que todo lo que se requiere es una decisión, una aceptación de Jesús y nada más. Lo cual nos lleva a pensar que tenemos un boleto para el cielo y podemos vivir como se nos de la gana en la tierra.

El evangelio nos demanda y nos permite apartarnos del pecado, tomar la cruz, morir a nosotros mismos y seguir a Jesús.

Entonces:

¿En Qué Consiste La Salvación?

La salvación consiste en una profunda lucha de nuestra alma contra la pecaminosidad de nuestro corazón, la profundidad de nuestra depravación y la tremenda necesidad que tenemos de su gracia. Jesús ya no es más alguien a quien debemos aceptar o invitar a nuestro corazón, sino alguien que es infinitamente digno de nuestra entrega inmediata y absoluta.

Más esto nos puede llevar a pensar que si obedecemos todo lo que dice la Biblia todo está bien, lo que sería lo mismo decir que si “me porto bien, entonces no pasa nada”, pero la palabra nos dice:

Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte.

— Efesios 2:8–9

¿Qué quiere decir esto? Que hemos sido salvados de gratis!! es un regalo! el mejor de todos! Algo que solo Dios puede hacer por nosotros.

¿Qué Implica Este Gran Regalo?

Implica el regalo de un nuevo corazón (Dios nos da un nuevo corazón, Ezequiel 36:26–27), uno con nuevos deseos, anhelos, por primera vez deseamos a Dios realmente, descubrimos que Él es, la gran recompensa de nuestra salvación 😭

Nos damos cuenta que no solo somos salvos para que nuestros pecados sean perdonados ni para asegurarnos la eternidad en el cielo, sino que somos salvos para conocer a Dios. Entonces, tenemos sed de Él, lo deseamos tanto que abandonamos todo lo demás para experimentarlo a Él.

— David Platt

Y esta es la única respuesta adecuada a la revelación de Dios en el evangelio, lo que en verdad debemos hacer.


Aprendido del libro Radical - Volvamos a las Raíces de la Fe escrito por David Platt


Gracias por leer. Déjame un mensaje por si las dudas 😉