Una muerte que lleva a la vida

Paul Tripp Cristianismo

La muerte debe ser universalmente odiada. Algunas muertes producen una pena más profunda que otras, pero cualquier tipo de muerte debe ser contrario a la intuición humana.

Dios nunca nos diseñó para morir, ni siquiera para experimentar peligro, daño, sufrimiento, dificultad, juicio o pérdida. La vida dando paso a la vida era el plan original.

Así que debe confundirnos cuando el Creador de la Vida habla positivamente de la muerte: “Porque el que quiera salvar su vida, la perderá, pero el que pierda su vida por amor de mí, la salvará” (Lucas 9:24).

Ese versículo es uno que todos los cristianos memorizan, pero si estuviéramos de pie en la multitud cuando Jesús dijo estas palabras, estaríamos sorprendidos y perplejos.

Es sólo cuando damos un paso atrás y examinamos toda la narración bíblica que vemos un tema recorrer la Escritura: la muerte conduce a la vida, y la vida conduce a la muerte.

Aquí hay cuatro ejemplos con los que usted debe estar familiarizado, así que asegúrese de aplicar estos a su vida cotidiana excavando en las preguntas de reflexión al final.

1. En el Jardín, la vida condujo a la muerte. Adán y Eva fueron engañados por la promesa de que podrían ser “como Dios”. ¿Qué podría ser más vivificante que ser Dios mismo? Pero todo era una farsa, con consecuencias mortales.

2. En la Cruz, la muerte llevó a la vida. Para reparar lo que se rompió en el Jardín, Jesús sacrificó libremente su propia vida para ponerle fin al pecado. A través de su muerte y resurrección, la vida fue dada libremente a los que creen.

3. El mundo promete la vida, pero al final conduce a la muerte. Áreas como el individualismo, la lujuria, el materialismo y la gula se sienten vivificantes en el momento, pero arruinan el cuerpo y el alma.

4. Jesús promete la vida, si morimos a nosotros mismos. El que sacrificó su vida para que tengamos vida ahora nos llama, como sus discípulos, a sacrificar nuestras vidas por él. Cuando lo hagamos, experimentaremos las alegrías trascendentes del reino eterno de Dios.

El llamado a negarse a sí mismo será un desafío, pero recuerde — es una gracia salvadora. Nunca encontrará vida en su cónyuge, en sus hijos, en la acumulación de posesiones, en la estima de los amigos, en el lugar más hermoso, o incluso en el conocimiento teológico.

Tomar su Cruz diariamente significa ponerle fin a sus deseos pecaminosos y egoístas y aceptar una invitación vivificante que el Enemigo y el mundo creado nunca pueden ofrecer: la gloria omnipresente de conocer a Cristo.

Este es el mejor premio del mundo. Este es el mejor banquete del universo. Esto es lo único que dará sentido a tu vida y te llenará de alegría duradera.

Dios te bendiga.

Paul Tripp


Preguntas de Reflexión:

1. En el jardín, la vida llevó a la muerte. ¿Cuál es el área en particular donde usted necesita someterse a Dios y permitirle que gobierne su vida sin ser desafiado?

2. En la Cruz, la muerte llevó a la vida. ¿Confías plenamente en la Cruz para toda la vida, o hay maneras en que tratas de persuadir a Dios, a ti mismo y a los demás de que eres justo por ti mismo?

3. El mundo promete la vida, pero al final conduce a la muerte. ¿Hay una promesa mundana vacía que estés persiguiendo, con la esperanza de que satisfaga tu alma?

4. Jesús promete la vida, si morimos a nosotros mismos. ¿Qué es lo que te esfuerzas por sacrificar voluntariamente por el Reino de Dios?


Gracias por leer. Déjame un mensaje por si las dudas 😉