6 maneras de mejorar tu matrimonio

Tweet

Estos son seis compromisos que resultan de mirar tu relación matrimonial a través de la lente del evangelio de Jesucristo y que todo matrimonio debe asumir:

  1. Nos entregaremos a un estilo de vida regular de confesión y perdón. Esta es la única manera en que un matrimonio crece. Los patrones regulares de perdón nos dan el valor para seguir confesando, y los patrones regulares de confesión nos permiten experimentar la alegría de la restauración del perdón.
  2. Haremos del crecimiento y del cambio nuestra agenda diaria. Como pecadores, tenemos la perversa capacidad de conformarnos con demasiada facilidad. No te conformes con nada que no esté a la altura del sabio y hermoso plan de Dios. Pero esto requiere una inversión diaria de arrancar malas hierbas y plantar semillas.
  3. Trabajaremos juntos para construir un sólido vínculo de confianza. Sencillamente, no podemos tener un matrimonio sano, que honre a Dios y sea mutuamente satisfactorio, sin confianza. En un mundo caído, la confianza permite a las parejas capear los desalientos que toda pareja enfrenta.
  4. Nos comprometeremos a construir una relación de amor. Puede que te sorprenda esto, pero estoy convencido de que muchos matrimonios cristianos carecen de amor real. Sí, puede haber algo de respeto y aprecio, y, sí, la pareja puede haber aprendido a evitar las batallas diarias, pero muchos seguidores de Cristo no encarnan prácticamente el amor de Cristo a su cónyuge.
  5. Trataremos nuestras diferencias con aprecio y gracia. El Creador pone al lado a personas muy diferentes. La belleza sorprendente de un matrimonio es cuando esta pareja aprende a celebrar y beneficiarse de sus diferencias, protegiéndose de sus debilidades gracias a las fortalezas de su cónyuge.
  6. Trabajaremos para proteger nuestro matrimonio. Hay pocas cosas más peligrosas para un matrimonio que el sentimiento de "llegada". Cuando una pareja pierde el sentido saludable de la necesidad, comienza a holgazanear, y crecen los patrones de pereza y desatención. La mejor protección para un esposo y una esposa es la oración humilde y la atención diligente.

No sé cómo es tu matrimonio hoy, pero es seguro que todavía puede ser mejor.

Dios nos invita continuamente a un estilo de vida diario de gracia reconciliadora, en el que se afrontan los problemas, en el que se produce el cambio y en el que ya no repetimos los mismos errores una y otra vez.

Así que siéntense el uno con el otro. Hagan tiempo. Abran su corazón y extiendan humildemente sus manos para pedir ayuda. Permanezcan necesitados y hambrientos.

Dios está con vosotros, y tiene algo mejor.

Que Dios te bendiga,

Paul David Tripp


PREGUNTAS DE REFLEXIÓN

  1. ¿Cómo te ha santificado el Señor en la última década? Sé específico. Qué cosas ves ahora que no veías hace diez años?
  2. ¿Te encuentras en un estado de inactividad en tu matrimonio? ¿Cómo puedes invertir más tiempo con tu cónyuge para arrancar las malas hierbas que ahogan la vida de su matrimonio y plantar semillas que produzcan una cosecha de amor?
  3. ¿Qué es lo que necesitas confesar a tu cónyuge y que estás demorando en confesar?
  4. ¿Qué es lo que necesitas perdonar a tu cónyuge que te cuesta perdonar?
  5. ¿En qué se diferencia tu cónyuge de ti? ¿Esas diferencias crean una unidad más profunda o crean una separación?
  6. ¿Cómo puedes apreciar y animar a tu cónyuge en sus puntos fuertes que son tus debilidades?

Adaptación de 6 Ways to Improve Your Marriage - Wednesday’s Word Weekly Devotional - Paul Tripp

Comment or let's discuss on Twitter