El Amor de Dios en Naruto Shippuden

Ayer estaba viendo Naruto Shippuden con mi sobrina, el capítulo donde Naruto toma forma del zorro que llevaba dentro pero solo con 4 colas.

Esto pasó porque Naruto estaba lleno de ira por Orochimaru quien había llevado a Sasuke con él y Naruto quería recuperarlo.

Por la ira que tenía dentro, que sentía, Naruto llegó a tal extremo que, al convertirse en el zorro con 4 colas, se hirió a sí mismo, su piel se quemó, estaba bañado en sangre, convertido en un monstruo, aunque tenía una buena razón (que era recuperar a Sasuke), pero se dejó llevar por sus sentimientos, por lo que sentía en su corazón, por la ira…

Entonces, después de que terminó el capítulo tan impactante para mi, reflexioné y me dije “así sucede con las personas que se dejan llevar por su ira, se transforman en unos monstruos!!!”. Ya dice en la palabra:

Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? — Jeremías 17:9 (RV60)

Dejarse llevar por los sentimientos, por la ira, el rencor, el resentimiento, el odio… Solo nos lleva a convertirnos en unos monstruos.

Y no sólo herimos a los que nos rodean, sino que también nos lastimados a nosotros mismos, tanto tanto que hasta nos desgarramos la piel y aún sangrando seguimos dejándonos llevar por ese sentimiento, sin perdonar, sin dejar atrás, sin cambiar, sin olvidar…

Y no digo que su motivo haya sido malo, ya que quería rescatar a su amigo, pero ¿esa era la forma? ¿el fin justifica los medios? NO!!! Todo se debe hacer conforme a la voluntad de Dios!! Te has preguntado si es la voluntad de Dios que te hieras y hieras a los demás de esta manera?

Y sé también que Orochimaru no era una persona buena, era perverso, malo!! Y puede que nosotros también nos crucemos con ese tipo de personas, el mundo está lleno de estas personas!! pero acaso tenemos que comportarnos como ellas? vengándonos? La palabra dice:

Pero ahora yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los maltratan. Así demostrarán que actúan como su Padre Dios, que está en el cielo. Él es quien hace que salga el sol sobre los buenos y sobre los malos. Él es quien manda la lluvia para el bien de los que lo obedecen y de los que no lo obedecen. Si ustedes aman sólo a quienes los aman, Dios no los va a bendecir por eso. Recuerden que hasta los que cobran impuestos para Roma también aman a sus amigos. Si saludan sólo a sus amigos, no hacen nada extraordinario. ¡Hasta los que no creen en Dios hacen eso! Ustedes deben ser perfectos como Dios, su Padre que está en el cielo, es perfecto. — Mateo 5:44–48 (TLA)

Así pues, me exhorto y los exhorto a ustedes a que seamos perfectos como es la voluntad de nuestro Padre para con nosotros, pensando no solo en el momento si no también en las consecuencias que vendrán y en el AMOR que debemos tenernos los unos a los otros, porque sin amor NADA somos (1 Corintios 13).


Imagen de portada: Naruto Kyubi por NarutoNamikazeART