El plan de Dios para la justicia

Tweet

Palacio de Gobierno del Perú

En nuestro país estamos pasando nuevamente una crisis política debido a las últimas elecciones y me sorprende cómo es que la gente puede estar tan dividida y tan equivocada al actuar, pero, especialmente, me sorprende esta actitud de los cristianos, defendiendo a capa y espada a un candidato(a) y criticando con burlas y sarcasmo del otro, cuando nuestra actitud como cristianos debería, sí, ser responsables y vigilantes como ciudadanos de nuestras autoridades y de los procesos que se den en nuestro país, pero más que nada deberíamos primero caer de rodillas en oración por nuestro país y sus líderes, y, en este caso, también por los futuros líderes.

Y, como siempre, Dios en su sabiduría nos habla. Yo meditando en esto luego de la primera vuelta, me topo con este episodio de David Platt en su podcast Pray The Word que me pareció 🤯, basado en el Salmo 72 que he adaptado y que paso a compartir.

Oh Dios, da Tus juicios al rey,
Y Tu justicia al hijo del rey.
— Salmo 72:1

Así comienza un Salmo que es una oración por y realmente una oda de alabanza a, en cierto sentido, el Rey de Israel como representante del reinado de Dios como Rey. Así que esto es muy importante para entender este Salmo, para entender cómo las escrituras nos señalan a Jesús y luego incluso en la práctica cómo oramos por los líderes hoy en día cuando pensamos en los líderes del gobierno o los líderes de la iglesia o los líderes realmente en cualquier capacidad porque Dios establece líderes, pone líderes en las instituciones, desde el gobierno hasta su iglesia y tantas otras cosas para ser un reflejo de su carácter. Dios ha diseñado, ha llamado a los líderes a liderar con justicia. Esa es la primera frase. "Oh Dios, da Tus juicios al rey" y para "juzgar a tu pueblo con justicia", versículo dos, para dirigir a los pobres, para "hacer justicia a los afligidos del pueblo", para "salvar a los hijos de los pobres", para "aplastar al opresor". Ese es el verso cuatro en el capítulo 72 del Salmo.

Dios ha diseñado buenas instituciones como el gobierno para promover el bien y protegernos del mal.

— David Platt

Y luego sigues a lo largo del Salmo y ves una imagen de un gobierno y un reinado bueno, sabio y justo que es bueno para la gente, que glorifica a Dios y por eso cuando leemos un Salmo como este, deberíamos orar por todas estas cosas en los líderes que nos rodean, los líderes que están por encima de nosotros, si pudiera usar ese término para pensar en los líderes de los países, para orar por esto en los líderes, que sean un buen reflejo del carácter de Dios y entonces, mientras hacemos eso, inevitablemente nos daremos cuenta de que los líderes que nos rodean, cualquier líder en este mundo no es perfecto en justicia o perfecto en rectitud, no defiende la causa de los pobres del pueblo o da liberación a los hijos de los necesitados o aplasta al opresor perfectamente y en el proceso, nos encontraremos recordando que Jesús es el único líder perfecto. Él es el Rey que todos necesitamos y en el proceso se nos recordará que un día Él regresará. Su justo gobierno y reinado será completamente implementado y disfrutado por todos los que han confiado en Él.

Así que oremos... oh Dios, te agradecemos por las buenas instituciones como el gobierno establecidas para promover el bien, para protegernos contra el mal. Dios, te pedimos por los líderes de esa institución. Dios, te pedimos por los presidentes y vicepresidentes de todo el mundo, por los líderes de las diferentes ramas del gobierno, por los jueces. Rogamos que los jueces gobiernen con rectitud. Dios, te pedimos por los legisladores. Que los legisladores trabajen por la justicia. Dios, oro por este país, por el país en el que vivo. Oro por el presidente Sagasti, por el vicepresidente, por los jueces del Tribunal Constitucional, por los congresistas, por los gobernadores de los distintos departamentos. Dios, oramos por los líderes en cada área, nivel de gobierno local a nuestro alrededor, gobierno regional a nuestro alrededor. Dios oramos por el futuro presidente del Perú y los futuros congresistas también. Dios, oramos por otros países. Oramos por los primeros ministros y líderes de diferentes lugares del mundo. Dios, oramos. Intercedemos ahora mismo.

Por favor, ayúdales a defender la causa de los pobres, a dar liberación a los hijos de los necesitados, a aplastar a los opresores, a juzgar a tu pueblo con justicia y te rogamos que les des justicia, oh Dios, y mientras vemos la injusticia a nuestro alrededor e incluso específicamente la injusticia en los líderes, Dios, esperamos el día en que tu justicia, cuando la justicia del Rey Jesús reine voluntaria y finalmente en la tierra. Ven, Señor Jesús. Ven pronto. Tú eres el líder que necesitamos. Tú eres el líder que amamos. Tú eres el líder que adoramos. Tú eres el Rey que honramos por encima de todo. No hay nadie como tú. Jesús, te alabamos por tu perfecta justicia. Te alabamos por defender la causa de los pobres, por liberar a los hijos de los necesitados, por aplastar al opresor. Jesús, te alabamos por haber vencido al pecado, a la muerte y a la tumba, y por haber dado la vida eterna a todos los que confían en ti. No podemos esperar a experimentar la vida eterna bajo tu perfecto gobierno y reinado, sobre un nuevo cielo y una nueva tierra.

Así que, anticipándonos a ese día, te pedimos que nos ayudes a difundir la buena noticia del Rey Jesús hoy, a difundir la buena noticia de un Rey más grande a la gente que nos rodea hoy, a la gente de todo el mundo. Dios, te pedimos que difundas la buena noticia del Rey Jesús entre los turcomanos de Oriente Medio en Jordania, no alcanzados por el evangelio, por esa buena noticia ahora mismo. Dios, oramos por la difusión de tu gloria, Jesús, como Rey entre todas las naciones de la tierra y, a través de nuestras vidas, dar a conocer a tu glorioso Rey. Hoy, oramos, en el nombre de Jesús, en Tu nombre, Jesús, nuestro Rey, oramos, amén.


Photo by Eduardo Garcia on Unsplash

Comment or let's discuss on Twitter