Gracia: La nota dominante de la Navidad

Gracia: La nota dominante de la Navidad

Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo también daré por la vida del mundo es mi carne.
— Juan 6:51

No hay una historia tradicional de Navidad sobre el nacimiento de Jesús en el Evangelio de Juan. Recuerdas cómo comienza: "En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios" (Juan 1:1). En vez de poner la historia de la Navidad al frente con su explicación, Juan teje la historia de la Navidad y el propósito de la Navidad a través del Evangelio.

Por ejemplo, después de decir que el Verbo "era Dios", Juan dice: "Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad... Pues de su plenitud todos hemos recibido, y gracia sobre gracia." (Juan 1:14-16).

Así que el Verbo eterno de Dios tomó carne humana, y así el Hijo divino de Dios —que nunca tuvo un origen, y nunca llegó a existir, y era Dios, pero también estaba con Dios— se hizo hombre. Y al hacer esto, hizo visible la gloria de Dios de una manera completamente nueva. Y esta gloria divina, únicamente manifestada en el Hijo de Dios, fue llena de gracia y verdad. Y de esa plenitud recibimos gracia sobre gracia.

Ese es el significado de la Navidad en el Evangelio de Juan. Dios el Hijo, que es Dios, y que está con Dios, vino a revelar a Dios de una manera que nunca antes había sido revelado. Y en esa revelación, la nota dominante que impactó es la gracia: de la plenitud de esa revelación de la gloria divina, recibimos gracia sobre gracia.

O como dice en Juan 3:16-17, "De tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, [que es la Navidad y el Viernes Santo todo en uno], para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo [la Navidad no es para condenación], sino para que el mundo sea salvo por Él [la Navidad es para salvación]".

Al final de su vida, Jesús estaba de pie ante Pilato, y "Pilato entonces le dijo: ¿Así que tú eres rey? Jesús respondió: Tú dices que soy rey. Para esto yo he nacido y para esto he venido al mundo [este es el propósito de la Navidad], para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz" (Juan 18:37).

¿Cuál fue el efecto de la verdad de la que Jesús dio testimonio con sus palabras y toda su persona? Él nos dijo en Juan 8:31-32, "Si vosotros permanecéis en mi palabra, verdaderamente sois mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres". Así que el significado de la Navidad es este: el Hijo de Dios vino al mundo para dar testimonio de la verdad de una manera que nunca antes se había visto.

Él es el camino, la verdad y la vida (Juan 14:6). Y el objetivo de darse a sí mismo como la verdad al mundo es la libertad. Conocerás la verdad, y la verdad te hará libre. Libre de la culpa y del poder del pecado. Libre de la muerte, la ceguera y el juicio.

¿Cómo se produce esa liberación? Recordemos que en Juan 6, al bajar del cielo, Jesús planeaba morir. Él vino a morir. Vino a vivir una vida perfecta y sin pecado y luego a morir por los pecadores. Juan 6:51: "Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo también daré por la vida del mundo es mi carne".

El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, para poder dar su carne por la vida del mundo. Nosotros los pecadores podemos recibir gracia sobre gracia de su plenitud porque él vino a morir por nosotros. La Navidad fue desde el principio una preparación para el Viernes Santo.

Así que a lo largo del Evangelio de Juan el significado de la Navidad se hace claro. El Verbo se hizo carne. Reveló la gloria de Dios como nunca antes. Murió según su propio plan. Debido a su muerte en nuestro lugar, él es el pan para nosotros. Él es la fuente del perdón, la justicia y la vida. Este es el gran significado de la Navidad en el Evangelio de Juan. En efecto, en el mundo. Hoy en día.


Sigue las lecturas aquí 👉 El amanecer de la alegría indestructible: Lecturas diarias para el Adviento


Imagen por unsplash-logoGreg Weaver

Comments