Bajo el Ataque Navideño

navidad adviento Paul Tripp

Tu y tu familia están siendo atacados. Probablemente no sentirás el asedio -es sutil, seductor y atractivo- y por eso este ataque es infinitamente más peligroso.

¿De qué demonios estoy hablando?

Mira el calendario. La temporada de Adviento comienza en pocos días. Debe ser un tiempo glorioso para recordar la respuesta de Dios a sus portadores de imágenes perdidos y rebeldes. Esa respuesta no fue para condenar, sino para dar el don último de la gracia: el don de sí mismo.

Pero en lugar de una temporada pacífica de adoración y celebración, el Adviento se ha convertido en una guerra espiritual.

Una Falsa Historia Navideña

La "Historia de Navidad" que la cultura circundante celebra nos pone en el centro, el lugar para Dios y sólo para Dios. Busca en la creación el cumplimiento más que la adoración del Creador. Hace que el placer físico sea nuestra primera necesidad más que la intervención salvadora del Redentor. Está dominado por las comodidades del momento más que por las prioridades eternas.

En todos los sentidos, la historia que oirás una y otra vez durante esta temporada es peligrosamente errónea cuando se trata de quiénes somos y qué necesitamos. Nos anima a encontrar consuelo donde no se puede encontrar consuelo y a poner nuestra esperanza en cosas que nunca darán resultado.

Para ser claro, no tengo ningún problema con decoraciones hermosas, fiestas familiares, o dar regalos. La temporada navideña puede ser una época en la que las familias se reúnen de nuevo, renuevan sus relaciones y expresan amor los unos por los otros.

Pero me preocupa que estemos escuchando una falsa historia de Navidad en lugar de recordar la verdadera narrativa del Adviento, una historia que define nuestras creencias sobre quiénes somos, qué necesitamos y de qué se trata nuestra vida.

La verdadera narrativa de Adviento

A diferencia de esa falsa historia de Navidad, la verdadera narrativa de Adviento es humillante y poco atractiva. Es una triste historia sobre un mundo terriblemente roto por el pecado, poblado por rebeldes egocéntricos que están dispuestos a participar en su propia destrucción. Se trata de seres creados para vivir para Dios que en todo sentido viven para sí mismos.

Esta historia trata sobre el destronamiento del Creador y la entronización de su creación. Se trata de condiciones tan desesperadas que Dios hizo lo impensable, enviando a su Hijo a ser el Cordero del sacrificio de la redención. ¿Y por qué vino Jesús? Porque estábamos tan perdidos, tan esclavizados y tan autoengañados que simplemente no había otro camino.

Hasta que oigamos y entendamos las malas noticias, las buenas noticias no serán atractivas para nosotros. La noticia de que Jesús vino en una gloriosa misión de gracia para vivir, morir y resucitar en nuestro lugar sólo vale la pena celebrar cuando entiendes que es nuestra única esperanza.

Lucha por tu corazón

La guerra para el Adviento no se trata de si debemos cantar tonterías estacionales en vez de villancicos evangélicos, o si debemos tener tiempos de adoración en vez de grandes fiestas familiares. Puedes hacer ambas cosas. Más bien, esta guerra se trata de qué historia de identidad, necesidad, significado y propósito creeremos y daremos nuestros corazones para seguir.

La vida es realmente una batalla de historias, y la batalla se enfurece más ferozmente cuando la verdadera historia está destinada a ser contada en voz alta.

Así que disfruta de los regalos, las decoraciones y las delicadezas, pero empieza a defender tu corazón y a tu familia contando la verdadera narrativa del Adviento.

Antes de que empieces a distraerte con todas las tradiciones de diversión navideña, emprende la batalla por tu alma.

Que Dios los bendiga

— Paul David Tripp


Traducción de Under Christmas Attack


Gracias por leer. Déjame un mensaje por si las dudas 😉