El Hijo de Dios apareció

devocional navidad adviento John Piper

Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como él es justo. El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.
— 1 Juan 3:7-8

Cuando el versículo 8 dice: "Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo", ¿cuáles son las "obras del diablo" que tiene en mente? La respuesta se desprende claramente del contexto.

Primero, el versículo 5 es un paralelo claro: "Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados". La frase "apareció..." aparece en los versículos 5 y 8. Así que probablemente las "obras del diablo" que Jesús vino a destruir son pecados. La primera parte del versículo 8 lo hace virtualmente cierto: "El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio".

El problema en este contexto es el pecado, no la enfermedad o los autos rotos o los horarios desordenados. Jesús vino al mundo para ayudarnos a dejar de pecar.

Permítanme ponerlo al lado de la verdad de 1 Juan 2:1: "Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis". En otras palabras, estoy promoviendo el propósito de la Navidad (3:8), el propósito de la encarnación. Y añade (2,2): "y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo".

Pero ahora mira lo que esto significa: Significa que Jesús apareció en el mundo por dos razones. Él vino para que no sigamos pecando; y vino a morir para que hubiera una propiciación —un sacrificio sustitutivo que quitara la ira de Dios— por nuestros pecados, si pecamos.


December 24 — Good news of great joy: Daily readings for Advent — John Piper


Sigue las lecturas aquí 👉 Buenas nuevas de gran gozo: Lecturas diarias para el Adviento


Gracias por leer. Déjame un mensaje por si las dudas 😉