La mayor Salvación imaginable

devocional navidad adviento John Piper

Entonces la virgen se alegrará en la danza,
y los jóvenes y los ancianos a una;
cambiaré su duelo en gozo,
los consolaré y los alegraré de su tristeza.
— Jeremías 31:13

Dios es justo y santo y está separado de los pecadores como nosotros. Este es nuestro principal problema en Navidad y en cualquier otra temporada. ¿Cómo nos pondremos de acuerdo con un Dios justo y santo?

Sin embargo, Dios es misericordioso y ha prometido en Jeremías 31 (quinientos años antes de Cristo) que algún día haría algo nuevo. Él reemplazaría las sombras con la Realidad del Mesías. Y él se movería poderosamente en nuestras vidas y escribiría su voluntad en nuestros corazones para que no seamos constreñidos desde afuera, sino que estemos dispuestos desde adentro a amarlo y confiar en él y seguirlo.

Esa sería la salvación más grande imaginable, si Dios nos ofreciera la Realidad más grande del universo para disfrutar, y luego se moviera en nosotros para que pudiéramos disfrutarla con la mayor libertad y alegría posibles. Ese sería un regalo de Navidad sobre el que vale la pena cantar.

Eso es, de hecho, lo que prometió. Pero había un gran obstáculo. Nuestro pecado. Nuestra separación de Dios debido a nuestra injusticia.

¿Cómo puede un Dios santo y justo tratarnos a los pecadores con tanta bondad como para darnos la mayor Realidad del universo (su Hijo) para que la disfrutemos con el mayor gozo posible?

La respuesta es que Dios puso nuestros pecados sobre su Hijo, y los juzgó allí, para que él pudiera quitarlos de su mente, y tratar con nosotros misericordiosamente y permanecer justos y santos al mismo tiempo. Hebreos 9:28 dice: "Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos".

Cristo llevó nuestros pecados en su propio cuerpo cuando murió. Él tomó nuestro juicio. Canceló nuestra culpa. Y eso significa que los pecados se han ido. No permanecen en la mente de Dios como base para la condenación. En ese sentido, los "olvida". Se consumen en la muerte de Cristo.

Lo que significa que Dios es ahora libre, en su justicia, para prodigarnos con el nuevo pacto. Él nos da a Cristo, la mayor Realidad del universo, para nuestro disfrute. Y escribe su propia voluntad —su propio corazón— en nuestros corazones para que podamos amar a Cristo y confiar en Él y seguirlo de adentro hacia afuera, con libertad y alegría.


December 17 — Good news of great joy: Daily readings for Advent — John Piper


Sigue las lecturas aquí 👉 Buenas nuevas de gran gozo: Lecturas diarias para el Adviento


Gracias por leer. Déjame tus comentarios 👇
Encuéntrame en Twitter.