Para la gente pequeña de Dios

devocional navidad adviento John Piper

Y aconteció en aquellos días que salió un edicto de César Augusto, para que se hiciera un censo de todo el mundo habitado. Este fue el primer censo que se levantó cuando Cirenio era gobernador de Siria. Y todos se dirigían a inscribirse en el censo, cada uno a su ciudad. Y también José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David que se llama Belén, por ser él de la casa y de la familia de David, para inscribirse junto con María, desposada con él, la cual estaba encinta.
— Lucas 2:1-5

¿Han pensado alguna vez qué cosa tan asombrosa es que Dios ordenó de antemano que el Mesías naciera en Belén (como lo muestra la profecía de Miqueas 5); y que ordenó de tal manera las cosas que cuando llegó el momento, la madre y el padre legal del Mesías vivían en Nazaret; y que para cumplir su palabra y traer a dos pequeñas personas a Belén esa primera Navidad, Dios puso en el corazón de César Augusto que todo el mundo romano debía ser inscrito cada uno en su propia ciudad?

¿Te has sentido alguna vez, como yo, pequeño e insignificante en un mundo de siete mil millones de personas, donde todas las noticias son de grandes movimientos políticos, económicos y sociales y de personas destacadas con mucho poder y prestigio?

Si lo has hecho, no dejes que eso te desanime o te haga infeliz. Porque está implícito en la Escritura que todas las gigantescas fuerzas políticas y todos los gigantescos complejos industriales, sin que ellos siquiera lo sepan, están siendo guiados por Dios, no por su propio bien, sino por el bien del pequeño pueblo de Dios: la pequeña María y el pequeño José, que tienen que ser llevados de Nazaret a Belén. Dios maneja un imperio para bendecir a sus hijos.

No pienses, porque experimentas la adversidad, que la mano del Señor se ha acortado. No es nuestra prosperidad sino nuestra santidad lo que él busca con todo su corazón. Y para ello, gobierna el mundo entero. Como dice Proverbios 21:1: "Como canales de agua es el corazón del rey en la mano del Señor; El lo dirige donde le place."

Él es un Dios grande para los pequeños, y tenemos grandes motivos para alegrarnos de que, sin saberlo, todos los reyes, presidentes, primeros ministros y cancilleres del mundo sigan los decretos soberanos de nuestro Padre celestial, para que nosotros, los hijos, seamos conformes a la imagen de su Hijo, Jesucristo.


December 4 — Good news of great joy: Daily readings for Advent — John Piper


Sigue las lecturas aquí 👉 Buenas nuevas de gran gozo: Lecturas diarias para el Adviento


Gracias por leer. Déjame un mensaje por si las dudas 😉