Viviendo tu mejor vida

estilo de vida Paul Tripp

No hay escasez de literatura de autoayuda y publicaciones en redes sociales que nos enseñen a vivir nuestra mejor vida.

La Biblia hace lo mismo. Aunque, en lugar de ayudarnos a sacar lo mejor de nosotros, la Palabra de Dios nos proporciona una hoja de ruta para vivir nuestra mejor vida glorificadora de Dios aquí mismo, en este momento.

Esta "mejor vida" que glorifica a Dios nunca ocurre por accidente; nunca es el camino de menor resistencia. Requiere intencionalidad y recordarnos constantemente a nostros mismos estos principios bíblicos:

1. Amar a Dios

Jesús nos da una definición clara de "la mejor vida" en Mateo 22: 34-39. Él les dice a los fariseos que el primer y más grande mandamiento es "amar al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente".

Amar a Dios es el prerrequisito para vivir nuestra mejor vida glorificadora de Dios. Amar a Dios por encima de todo es el único amor que puede satisfacer el hambre en nuestros corazones, y vivir para la gloria de Dios es la única gloria con la que fuimos diseñados para ser cautivados.

2. Amar a los demás

En su misma conversación con los fariseos, Jesús nos dice que el segundo gran mandamiento es "amar a tu prójimo como a ti mismo". Juan nos recuerda que "el amor es de Dios, y el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios [...] si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y su amor se perfecciona en nosotros" (Véase 1 Juan 4:7-21).

Si deseas la prueba de fuego para vivir lo mejor posible, la vida que glorifica a Dios aquí mismo, en este momento, no mires principalmente tu conocimiento teológico, alfabetización bíblica o participación en la iglesia (aunque todos estos son muy importantes). En cambio, debes examinar la calidad de tus relaciones.

3. Persigue el tesoro celestial

Vivir lo mejor posible, la vida que glorifica a Dios requiere una conciencia de dos cosas:

  1. Un sentido de lo que realmente vale la pena vivir, y
  2. Una conciencia de lo seductivo y engañoso que pueden ser los placeres físicos del mundo creado.

Jesús nos dice que almacenemos tesoros imperecederos en el cielo, no tesoros temporales de este mundo (véase Mateo 6:19-24). Tales placeres son dados por Dios y ciertamente tienen su lugar, pero cada uno de nosotros necesita pelear una batalla momento a momento para mantener las glorias físicas de la creación en su lugar apropiado en nuestros corazones.

4. Enfocarse en el carácter

La definición de la "mejor vida" de la sociedad rinde culto al logro y al éxito. Normalmente evaluamos y honramos a las personas, no por la actitud y el carácter de sus corazones, sino por su casa, su automóvil, su sueldo, sus vacaciones o la cantidad de personas que les responden.

La Biblia ciertamente no denigra el éxito. Por el contrario, nos insta a ser excelentes en todo lo que hacemos. Pero en cada paso, las Escrituras colocan el carácter moral por encima del logro. Ninguna mejor historia capta este principio que cuando Dios le dice a Samuel que rechace a Eliab y elija a David como el futuro rey de Israel (véase 1 Samuel 16:6-7).

Dios te llama a vivir "tu mejor vida" aquí mismo, en este momento, pero esta hoja de ruta se ve y suena radicalmente diferente a la de la cultura.

El llamado es aferrarse firmemente a la verdad creída por todos los santos que nos precedieron:

"Que él existe y que recompensa a quienes lo buscan" (Hebreos 11:6).

Dios te bendiga

— Paul David Tripp


Gracias por leer. Déjame un mensaje por si las dudas 😉