Lo que la Navidad vino a destruir

Las obras del diablo

El que practica el pecado es del diablo, porque el diablo ha pecado desde el principio. El Hijo de Dios se manifestó con este propósito: para destruir las obras del diablo. — 1 Juan 3:8

La venida del Hijo eterno de Dios al mundo como el Dios-hombre, Jesucristo, es un hecho histórico. Sin embargo, miles de personas dicen que creen en este hecho, pero luego viven como todos los demás. Tienen las mismas ansiedades de que las cosas buenas se pierdan y las mismas frustraciones de que las cosas malas no se puedan cambiar. Evidentemente, no hay mucho poder para dar respuestas correctas en las encuestas religiosas sobre hechos históricos.

Esto se debe a que la venida del Hijo de Dios al mundo es mucho más que un hecho histórico. Era un mensaje de esperanza enviado por Dios a los adolescentes y a los padres solteros, a los maridos malhumorados y a las esposas gruñonas, a las mujeres con sobrepeso, a los hombres impotentes, a los vecinos discapacitados y a las personas con atracción hacia el mismo sexo, a los predicadores y a los amantes, y a ti.

Y puesto que el Hijo de Dios vivió, murió, resucitó, reinó y volverá, el mensaje de Dios a través de él es más que un hecho histórico. Es un regalo de Navidad para ti de la voz del Dios vivo.

Así dice el Señor: el significado de la Navidad es que lo que es bueno y precioso en tu vida nunca debe perderse, y lo que es malo e indeseable en tu vida puede ser cambiado. Los miedos de que las pocas cosas buenas que te hacen feliz se te escapan de las manos, y las frustraciones de que las cosas malas que odias de ti mismo o de tu situación no pueden ser cambiadas - estos miedos y estas frustraciones son lo que la Navidad vino a destruir.

Es el mensaje de esperanza de Dios para este Adviento que lo que es bueno nunca debe perderse y lo que es malo puede ser cambiado. El Diablo trabaja para tomar lo bueno y traer lo malo. Y Jesús vino a destruir las obras del Diablo.


Sigue las lecturas aquí 👉 El amanecer de la alegría indestructible: Lecturas diarias para el Adviento


Imagen por unsplash-logoPaolo Nicolello