Por qué ocurrió la Navidad

Navidad

Y vosotros sabéis que Él se manifestó a fin de quitar los pecados, y en Él no hay pecado... El Hijo de Dios se manifestó con este propósito: para destruir las obras del diablo. — 1 Juan 3:5,8

Dos veces en 1 Juan 3:1-10 se nos dice por qué sucedió la Navidad, es decir, por qué el eterno y divino Hijo de Dios vino al mundo como humano.

En el versículo 5, Juan dice: "sabéis que Él se manifestó a fin de quitar los pecados, y en Él no hay pecado". Así que la impecabilidad de Cristo es afirmada: "En él no hay pecado." Y la razón de su venida es otra: "Él se manifestó a fin de quitar los pecados".

Luego, en la segunda parte del versículo 8, Juan dice: "El Hijo de Dios se manifestó... para destruir las obras del diablo". Y el enfoque específico que Juan tiene en mente cuando dice "obras del diablo" es el pecado que el diablo promueve. Vemos que en la primera parte del versículo 8: "El que practica el pecado es del diablo, porque el diablo ha pecado desde el principio." Así que las obras del Diablo que Jesús vino a destruir son las obras del pecado.

Así que dos veces Juan nos dice que la Navidad sucedió -el Hijo de Dios se hizo hombre- para quitar el pecado, o para destruir las obras del Diablo, es decir, el pecado. Jesús nació de una virgen por el Espíritu Santo (Mateo 1: 18-20) y "crecía en sabiduría, en estatura y en gracia para con Dios y los hombres." (Lucas 2:52) y fue perfectamente obediente y sin pecado en toda su vida y ministerio, todo el camino al punto de la muerte, incluso la muerte en una cruz (Filipenses 2:5–8; Hebreos 4:15)-con el fin de destruir las obras del Diablo- de quitar el pecado.

Nuestro pecado. Hazlo personal y ámalo por ello. Tome las palabras muy personales del apóstol Pablo y hágalas suyas. "La vida que ahora vivo en la carne, la vivo por fe en el Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí." (Gálatas 2:20). Así es como él destruyó las obras del Diablo y nos rescató de nuestro pecado. No deje la Navidad en lo abstracto. Tu pecado. Tu conflicto con el Diablo. Tu victoria. Vino por esto.


Sigue las lecturas aquí 👉 El amanecer de la alegría indestructible: Lecturas diarias para el Adviento


Imagen por unsplash-logoBen White