Prepara tu corazón para Cristo

Heart

¿Cómo podéis creer, cuando recibís gloria los unos de los otros, y no buscáis la gloria que viene del Dios único? — Juan 5:44

Dios posee y controla todas las cosas. Y no hay nada que él pueda darles para la Navidad de este año que se adapte mejor a sus necesidades y a sus anhelos que el consuelo de Israel y la redención de Jerusalén, la restauración de las pérdidas del pasado y la liberación de los futuros enemigos, el perdón y la libertad, el perdón y el poder, la curación del pasado y el sellado del futuro.

Si hay un anhelo en tu corazón este Adviento por algo que el mundo no ha podido satisfacer, ¿no podría ser este anhelo el regalo de Navidad de Dios preparándote para ver a Cristo como consuelo y redención y para recibirlo por lo que realmente es?

¿Cómo está preparado el corazón para recibir a Cristo por lo que realmente es? Es muy sencillo.

Primero, el corazón debe desencantarse con la alabanza de los hombres. "¿Cómo podéis creer, cuando recibís gloria los unos de los otros, y no buscáis la gloria que viene del Dios único?" (Juan 5:44; 7:17-18).

Segundo, el corazón debe desencantarse con la suficiencia del dinero y de las cosas para satisfacer al alma. "Los fariseos, que eran amantes del dinero, oían todas estas cosas y se burlaban de Él." (Lucas 16:14).

Luego, en tercer lugar, junto a este desencanto con la alabanza de los hombres y el poder del dinero, debe entrar en el corazón un anhelo de consuelo y una redención más allá de lo que el mundo puede dar.

En cuarto y último lugar, debe haber una revelación de Dios Padre, abriendo los ojos del corazón para que grite, como un hombre que tropieza con un tesoro increíble: "Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo, el consuelo de mi pasado, la redención de mi futuro. Ahora te veo a ti. Ahora te recibo por lo que realmente eres.".

Que Dios haga esto por nosotros en este Adviento. Que este sea nuestro don, nuestro testimonio y el testimonio de muchos en este Adviento.


Sigue las lecturas aquí 👉 El amanecer de la alegría indestructible: Lecturas diarias para el Adviento


Imagen por unsplash-logoGiulia Bertelli