Ramas de palma, espinas y la tumba vacía: Martes

Tweet

Pero ahora Cristo ha resucitado de entre los muertos, primicias de los que durmieron. Porque ya que la muerte entró por un hombre, también por un hombre vino la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.
Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo en Su venida. Entonces vendrá el fin, cuando Él entregue el reino al Dios y Padre, después que haya terminado con todo dominio y toda autoridad y poder. Pues Cristo debe reinar hasta que haya puesto a todos Sus enemigos debajo de Sus pies. Y el último enemigo que será eliminado es la muerte.
Porque Dios ha puesto todo en sujeción bajo Sus pies. Pero cuando dice que todas las cosas están sujetas a Él, es evidente que se exceptúa a Aquel que ha sometido a Él todas las cosas. Y cuando todo haya sido sometido a Él, entonces también el Hijo mismo se sujetará a Aquel que sujetó a Él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos.
— 1 Corintios 15:20-28

Estamos viviendo un periodo de tiempo que se escribirá en los libros de historia. Les contarán a sus nietos la época en que el mundo se apagó debido a una pandemia. Los documentales volverán a contar la historia de COVID-19 a las generaciones venideras.

Es tentador insistir en el peso de la pandemia mundial, pero les animo a dar un paso atrás. Hay un momento histórico mucho más importante en el que deberían pensar esta semana. Es el acontecimiento más significativo de la historia del universo: es la resurrección corporal del Señor Jesucristo.

1 Corintios 15:20

Todo en la Biblia, todo en lo que se basa tu fe, y todas tus razones para la esperanza descansan en este día. Si no hay un punto específico en el tiempo donde Jesús salió de la tumba, entonces tu religión es una pérdida de tiempo. El libro que llamamos la Palabra de Dios no valdría ni el papel en el que está escrito.

Este es el argumento que el apóstol Pablo expone en 1 Corintios 15: “si Cristo no ha resucitado, vana es entonces nuestra predicación, y vana también la fe de ustedes [...] Y si Cristo no ha resucitado, la fe de ustedes es falsa; todavía están en sus pecados. Entonces también los que han dormido en Cristo están perdidos. Si hemos esperado en Cristo para esta vida solamente, somos, de todos los hombres, los más dignos de lástima”. (v. 14, 17-19,)

Debido a este milagro histórico y real, como creyentes en Jesucristo, podemos experimentar una doble resurrección. Primero, somos resucitados de nuestra muerte espiritual (Efesios 2:1), y llegamos a estar espiritualmente vivos en esta vida. La Biblia describe tu vida actual con una hermosa palabra: ¡abundante! Tu corazón es suave, tu mente está viva y tu alma desea obedecer a Cristo (Juan 10:10). Has sido resucitado para que puedas experimentar la belleza y la gloria del evangelio aquí y ahora.

Hay una segunda resurrección. Es ese momento final en el que seremos resucitados de este horrible, roto y gimiente mundo para vivir para siempre en un mundo de justicia, paz y armonía. No habrá virus, ni sufrimiento, ni muerte, ni pecado. Viviremos con nuestro Salvador por siempre y para siempre. Si Jesús no resucitó, no hay doble resurrección para nosotros.

Volvamos a 1 Corintios 15. Me encanta cómo continúa el pasaje: "Entonces vendrá el fin, cuando Él entregue el reino al Dios y Padre, después que haya terminado con todo dominio y toda autoridad y poder. Pues Cristo debe reinar hasta que haya puesto a todos Sus enemigos debajo de Sus pies. Y el último enemigo que será eliminado es la muerte". (v. 24-26)

¿Qué significa esto? Jesús está ahora reinando entre el "ya" de la primera resurrección y el "todavía no" de la segunda resurrección. En momentos confusos e imprevisibles como los que estamos viviendo, no tienes que preguntarte qué está haciendo tu Señor. Él está reinando como Rey, poniendo a todos sus enemigos bajo sus pies. Ese enemigo final será la muerte, y cuando la muerte esté bajo sus pies, dirá al Padre: "Ya está todo listo".

Esta semana, que tu corazón se llene de la esperanza y la alegría de saber que Jesús, en un momento determinado de la historia, salió de esa tumba victorioso sobre la muerte. Porque lo hizo, tú tienes vida ahora y vida para siempre. Esa victoria sobre la muerte garantiza tu victoria hoy sobre el pecado y asegura el triunfo final. Cristo reina hoy en tu favor, derrotando a los enemigos que tú no podías vencer.


Sigue el devocional de semana santa aquí 👉 Ramas de palma, espinas y la tumba vacía


Esta es una traducción del devocional por semana santa de Paul Tripp Palm Branches, Thorns, and the Empty Tomb: A free 8-day reading plan for Palm Sunday through Easter Sunday. Puedes suscribirte a su newsletter aquí).


Image for Full of Eyes

Comment or let's discuss on Twitter