Ramas de palma, espinas y la tumba vacía: Sábado Santo

Tweet

Sábado
un hombre
maltratado, golpeado
roto
yacía muerto lejos en una tumba sellado prestada.
Sábado
murió la vida
murió la esperanza
murió el amor
murió la promesa de redención
murió el futuro
todo sellado en esa tumba.
Sábado
morimos
muertos en el pecado
sin esperanza de vida.
Sábado
las tinieblas vivieron, el luto reinó, la tierra gimió.
Sábado
no fue el final
llegó el domingo.
Ese hombre
Hijo del Hombre
Hijo de Dios
Cordero del Sacrificio
Rey Conquistador se levantó.
se levantó el amor
se levantó la esperanza
se levantó la redención
se alzó la victoria.
Ese domingo
la muerte obtuvo una sentencia de muerte
la vida ahora y para siempre.

Domingo de Resurrección

Me encanta el domingo de Resurrección. Me encanta la música de celebración que cantamos en la iglesia. Me encantan los pasajes de la Escritura que leemos durante el culto. Sobre todo, me encanta la imagen visual de la Tumba Vacía. En un momento culminante y específico de la historia, Jesucristo resume y finaliza el relato de la salvación.

Hay seis cosas en particular que me encantan de la Tumba Vacía.

1. La Tumba Vacía revela que Dios es fiel.

Siglos antes, después de que Adán y Eva se rebelaran, Dios prometió que aplastaría el mal de una vez por todas (Génesis 3:15). Prometió enviar a su Hijo para derrotar el pecado y la muerte mediante su crucifixión y resurrección. Durante miles de años, Dios no olvidó ni se apartó de su promesa. No se cansó, ni se distrajo. Hizo una promesa, y controló los acontecimientos de la historia para que, en el momento justo, Jesucristo viniera a cumplir lo prometido.

2. La Tumba Vacía revela que Dios es poderoso.

Piensa en la autoridad que debe tener para controlar todas las situaciones, los lugares y las relaciones para garantizar que Jesús viniera en el momento preciso y que hiciera lo que se le había encomendado. Además, ¿podría haber una demostración de autoridad más señalada que tener poder sobre la muerte (1 Corintios 15:55)? Por el asombroso poder de Dios, Jesús se quitó las ropas de la tumba y salió de ella. Los seres humanos son capaces de hacer cosas increíbles, pero todos moriremos, y no podemos hacer nada al respecto.

3. La Tumba Vacía revela que Dios es amoroso.

¿Por qué Dios llegaría a tal extremo para ayudarnos? ¿Por qué se preocuparía de fijarse en nosotros, y mucho más de rescatarnos? ¿Por qué iba a sacrificar a su propio Hijo? Dios no sólo es amoroso, sino que es la definición de amor (Juan 3:16, 1 Juan 4:8). Tú y yo necesitamos reconocer que su amor no fue motivado por lo que vio en nosotros, sino por lo que hay dentro de él. Incluso cuando somos poco amorosos y rebeldes, llenos de nosotros mismos y queriendo salirnos con la nuestra, Dios sigue siendo amoroso. Se deleita en transformarnos por su gracia y en rescatarnos por su amor.

4. La Tumba Vacía garantiza la eternidad.

Por muy mundana, rutinaria y de lento progreso que parezca tu historia, ésta marcha hacia una conclusión gloriosa. Habrá un momento en el que Dios te sacará de este mundo roto para llevarte a un paraíso donde el pecado y el sufrimiento ya no existirán (1 Corintios 15:52, Apocalipsis 21:4).

5. La Tumba Vacía garantiza la seguridad.

No importa cuán impredecible y fuera de control se sienta tu vida, Jesús está reinando, y seguirá reinando hasta que el último enemigo esté bajo sus pies (1 Corintios 15:25). Eso no significa que no vayas a experimentar dolor y heridas en este mundo, pero sí significa que no hay nada que Jesús no conozca, de lo que no pueda rescatarte, o redimir y transformar.

6. La Tumba Vacía garantiza la entrega.

No importa lo desesperado y débil que creas estar, se te ha proporcionado toda la gracia que necesitas para llegar al final. La gracia futura siempre lleva consigo la promesa de la gracia presente. Dios te proporcionará todo lo que necesites hasta que lo veas cara a cara (2 Pedro 1:3).

Por eso me gusta tanto el Domingo de Resurrección.


Sigue el devocional de semana santa aquí 👉 Ramas de palma, espinas y la tumba vacía


Esta es una traducción del devocional por semana santa de Paul Tripp Palm Branches, Thorns, and the Empty Tomb: A free 8-day reading plan for Palm Sunday through Easter Sunday. Puedes suscribirte a su newsletter aquí).

Comment or let's discuss on Twitter