Sacrifica tus palabras

Dios no quiere que vengas a Él con las manos vacías.

No, no puedes venir a Él lleno de ti mismo,
Y no puedes venir a Él en base a tu historial
Y no puedes usar tu actuación como recomendación.
No, no puedes venir a Él en base a tu familia,
Tu personalidad,
Tu educación,
Tu posición en la vida,
Los éxitos que has tenido,
Las posesiones que has acumulado
O la aceptación humana que has ganado.

Pero Dios requiere que vengas con las manos llenas.
Él requiere que le traigas el más dulce de los sacrificios,
El sacrificio de las palabras
Él te llama para que traigas la ofrenda de Oseas.

"Vuelve, oh Israel, al Señor tu Dios,
Pues has tropezado a causa de tu iniquidad.
Tomen con ustedes palabras, y vuélvanse al Señor.
Díganle: 'Quita toda iniquidad,
Y acéptanos bondadosamente,
Para que podamos presentar el fruto de nuestros labios.'". (Oseas 14: 1-2)

Dios no quiere que vengas a él con las manos vacías.
Él te pide un sacrificio.
No es una ofrenda de cereal
No es un cordero o un toro.
No, ese requisito ha sido satisfecho por
la sangre del Cordero.

Sin embargo, Dios te pide un sacrificio
Es la ofrenda de palabras,
Palabras de humildad,
Palabras de honestidad,
Palabras de valor moral,
Palabras de honestidad moral,
Palabras que solo pueden ser habladas
Por alguien que descansa en la gracia

Las palabras de confesión son lo que debes traer.
Coloca palabras,
Libre de negociación o excusa,
En su altar de gracia,
Y recibe el perdón y la limpieza.

Descubre tu corazón,
Expuesto por palabras, y dile:
"Y nunca más diremos: ‘Dios nuestro’
A la obra de nuestras manos,
Pues en Ti el huérfano halla misericordia." (Oseas 14: 3)

Ven con palabras,
Es el camino de la gracia,
Es el camino de la libertad,
Es el camino a Dios.

— Paul David Tripp


Traducción de Sacrifice your words